Los ganadores de los Premios FPdGi 2018, juntos por primera vez en una jornada de talento

Soleá Morente, Pablo Ferrández, Arancha Martínez, María Escudero, Guillermo Mínguez, y José Miguel Bermúdez han debatido sobre el futuro y la sostenibilidad en su primer encuentro en la sede de la FPdGi

22/05/2018

A poco más de 40 días de la celebración de la ceremonia de entrega dePremios de la Fundación Princesa de Girona (FPdGi) 2018, los 6 premiados de este año en las 4 categorías individuales -2 de ellos ex aequo- se encontraron en la sede de la Fundación en Girona para conocerse y compartir inquietudes y puntos en común, en la jornada habitual preparatoria de los actos que se celebrarán un año más, bajo presidencia de SS.MM. los Reyes, en Girona los días 28 y 29 de junio: la propia entrega de los galardones y el Encuentro anual de «Rescatadores de talento», uno de los programas principales de la entidad, al día siguiente. Los premiados de este año tienen como nexo común el haber demostrado una inquietud por construir un mundo más justo y sostenible en un entorno globalizado, a través de sus diferentes profesiones, potenciando para ello su capacidad de asumir riesgosy desarrollando la motivación necesaria para inducir cambios en la sociedad. Son claros exponentes –referentes para los jóvenes- de cómo utilizar el talento creativo, ya sea en el ámbito empresarial, científico, social o musical en favor de la sociedad. Los Premios Fundación Princesa de Girona, dotados con 10.000 euros y una reproducción de una obra del escultor Juan Muñoz (Premio FPdGi Artes y Letras 2017), reconocen la trayectoria de jóvenes de hasta 35 años, así como la de una entidad que trabaje para los jóvenes y que este año se ha concedido de nuevo a una organización internacional, la francesa Article 1.

¡Conoce a nuestros premiados!

María Escudero, Premio FPdGi Investigación Científica 2018 ex aequo
“Sólo el 3% de los Premios Nobel científicos se conceden a mujeres. Es fundamental que se establezcan políticas para cambiar la realidad, porque es preocupante que en la universidad el 50% de las estudiantes de carreras de ciencias sean mujeres, pero sólo un 10% consigan llegar a cargos de responsabilidad”

De María Escudero el jurado destaca su trabajo en el desarrollo de catalizadores electroquímicos basados en nano-partículas metálicas con la finalidad de sustituir metales nobles para reducir los costes y aumentar la eficiencia en procesos de obtención de la energía limpia. Se reconoce también el impacto científico, tecnológico, energético y social de su trabajo que contribuirá a frenar el cambio climático. La Dra. Escudero es ingeniera química por la Universidad de Extremadura y doctora en química por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Investiga nuevos materiales que, a partir de reacciones electroquímicas, nos permitan obtener energía limpia y producir compuestos químicos y combustibles sostenibles. Su principal objetivo es diseñar y optimizar el sitio activo de catalizadores para reacciones de interés en dispositivos de conversión de energía como las pilas de combustible y los electrolizadores, para poder proporcionar a la sociedad un nuevo sistema energético basado en energía limpia no contaminante.

La ganadora del Premio FPdGi Investigación Científica 2018 Ex aequo defiende la lucha contra el cambio climático y cree que en España se penaliza el uso de energías renovables en vez de fomentarlas: “Tenemos una gran suerte que son las horas de sol que hay en nuestro país, con las que podríamos autoabastecernos, porque existe ya tecnología para almacenar la energía y utilizarla cuando sea necesario, pero para eso hay que invertir y, lamentablemente, en nuestro país parece que cuidar el planeta no es prioritario”. Para ella recibir este premio significa “una inmensa alegría, y una gran oportunidad para darle visibilidad a los científicos, porque somos muy invisibles, nos cuesta mucho llegar al público y explicar porqué es importante investigar, porqué sin ciencia no hay cultura, no hay futuro ni desarrollo económico”

Más información sobre la premiada
Entrevista de video

Guillermo Mínguez, Premio FPdGi Investigación Científica 2018 ex aequo
“Ser químico te permite ser un niño toda la vida, porque estás todo el día creando estructuras que antes no existían, como cuando éramos niños con el Lego. Y lo mejor de todo es que las aplicaciones que desarrollamos pueden mejorar el mundo”

El jurado reconoce a Guillermo Mínguez por su trabajo en el diseño de tamices moleculares híbridos que permite la síntesis de materiales nano-estructurados a la carta. Se destaca el impacto de sus trabajos en MOF (Metallic Organic Frameworks) magnéticos, desde su estudio fundamental hasta su aplicación en sensores y en catálisis. Según el jurado los nuevos materiales porosos desarrollados tendrán una gran repercusión en campos como el medio ambiente y energía. Licenciado en Química por la Universidad de Sevilla y doctor por la University of Sheffield (Reino Unido). En la actualidad es investigador Ramón y Cajal en el Instituto de Ciencia Molecular de la Universidad de Valencia, donde lidera cuatro proyectos de investigación. El trabajo del Dr. Mínguez Espallargas se dirige al desarrollo de nuevos materiales porosos conceptualmente diferentes a los ya existentes, con el objetivo de que sean capaces de almacenar muy selectivamente ciertos gases y, por tanto, que tengan aplicación en la separación de los mismos. La implementación de propiedades magnéticas permite detectar la incorporación de estas moléculas de gas y desarrollar sensores. Estos logros pueden tener un destacado impacto revolucionario en áreas como el medio ambiente o la energía.


 El ganador del Premio FPdGi Investigación Científica 2018 Ex aequo describe cómo España no sabe rentabilizar la ciencia: “En este país becamos a estudiantes en nuestras universidades para que estudien la carrera, luego para que hagan la tesis, y cuando ya tenemos a los mejores investigadores ya formados para empezar a ser productivos, no hay proyectos. En el extranjero te reciben con los brazos abiertos porque eres rentable desde el minuto 1 a un coste formativo cero”. Destaca también la importancia de sus profesores desde COU hasta la realización de la tesis como una pieza fundamental de su camino, y la necesidad de que los políticos escuchen a los científicos para analizar los problemas de manera objetiva y buscar soluciones.


Más información sobre el premiado
Entrevista de video

Pablo Ferrández, Premio FPdGi Artes y Letras 2018 ex aequo
“Toco el violonchelo desde que tengo memoria, es una parte intrínseca de mi, desde muy pequeño adquirí el habito de estudiar y tocar”

El jurado distingue al violonchelista por su a brillante trayectoria artística y su capacidad extraordinaria de crear universos sonoros a partir de nuevas lecturas del repertorio universal Empezó a tocar el violonchelo con sus padres a la edad de tres años, ingresando a los trece en la prestigiosa Escuela Superior de Música Reina Sofía, de la cual fue uno de los alumnos más jóvenes aceptados y donde fue premiado durante cuatro años consecutivos como alumno más sobresaliente, beneficiándose de una beca completa durante sus estudios. En octubre de 2011 entró a formar parte del programa de posgrado de la Kronberg Academy (Alemania), donde estudió con Frans Helmerson, gracias al apoyo del Sodalitas Stipendium. También ha cursado estudios con músicos tan reconocidos como David Geringas, Philippe Muller, Gary Hoffman, Arto Noras o Ivan Monighetti.

Pablo Ferrández es el único español merecedor de uno de los Stradivarius (12 violines y dos chelos) que la prestigiosa Nippon Music Foundation concede en préstamo a los más reputados solistas. En 2013 fue elegido para este honor por un jurado presidido por el director de orquesta Lorin Maazel por su "excelente técnica, progreso y musicalidad". Conocido como “Lord Aylesford” en honor al noble inglés que lo encargó, este instrumento ha pasado por las manos de grandes violonchelistas como Gregor Piatigorsky y Janos Starker hasta llegar a Pablo.


“Toqué para la viuda de Pau Casals y para un gran director, y unas semanas después me llamaron para decirme que tenia un Stradivarius de 1696 esperándome. Es una joya porque sólo quedan 40 en el mundo” confiesa el premiado, que reconoce como una de las grandes suertes de su vida haber entrado becado con 12 años en la Escuela Reina Sofía de Música: “Es una de las mejores escuelas del mundo, dejé de asistir al colegio e iba sólo una vez cada tres meses a hacer los exámenes, mi vida era la música, practicaba 8 horas al día”.

Más información sobre el premiado
Entrevista de vídeo

Soleá Morente, Premio FPdGi Artes y Letras 2018 ex aequo
“El amor y la inquietud de mi padre por la transgresión, siempre innovando y reivindicando la tradición y las raíces, me han marcado a la hora de hacer mi trabajo”

Los miembros del Jurado valoran a Soleá Morente como una artista completamente genuina y con capacidad para liderar proyectos musicales en un mundo a menudo difícil para las mujeres. La cantante y actriz Soleá Morente realizó estudios de filología hispánica en la Universidad de Granada. Dueña de una magnífica combinación de estilos dominada por sus raíces, al finalizar sus estudios universitarios comienza su carrera artística colaborando con su padre, el cantaor Enrique Morente. A partir de ahí su respeto reverencial por el flamenco y su inquietud por continuar la labor de su padre como traductora de la tradición, la han convertido en una de las figuras de la escena musical con más valentía y personalidad, encontrando su propio lugar sin alejarse de sus orígenes. Al margen de sus colaboraciones con diferentes artistas como Jota, Antonio Arias, Florent Muñoz Eric Jiménez, ha publicado dos discos bajo su nombre: "Encuentro" (El Volcán / SONY), junto a Los Planetas, y "Tendrá que haber un camino". Como actriz destacan sus trabajos en obras como "Yerma", dirigida por Miguel Narros, "Lisístrata" con José Carlos Plaza y "Clara Wou" con Secun de la Rosa. En marzo de 2018 publicó su último disco “Ole Lorelei” (El Volcán / SONY)

“Sin riesgo no hay creatividad, eso me decía siempre mi padre”. Enrique Morente está muy presente en el día a día de Soleá, así como su hermana Estrella, dos de sus referentes musicales y personales: “Cuando acabé mis estudios de Filología, no sabía por donde tirar, y mi padre me dijo que no tuviera miedo, que me dedicara a lo que me hiciera sentir bien, y que cuando lo decidiera, la preparación y el conocimiento serían mis mejores armas”.


Más información sobre la premiada
Entrevista de video

Arancha Martínez, Premio FPdGi Social 2018
“Recibir este premio es un reconocimiento importantísimo, una oportunidad para hacer llegar el proyecto a más gente, y a la vez quizás inspirar a otras personas a que den el salto”

El jurado destaca el proyecto It Will be como un modelo de gestión muy innovador, basado en una tecnología punta, sostenible y con un gran impacto para mejorar la eficacia de la acción de la cooperación internacional. Valoran a su fundadora por ser una persona inspiradora que ha optado por impregnar de compromiso social su trayectoria vital y profesional. Graduada en Ciencias Empresariales y Relaciones Internacionales por ICADE, a los 24 años ya tenía claro que cambiar el mundo es posible. En 2008 Arancha Martínez dejó su trabajo en el sector de la banca en Dublín, viajando a la India para colaborar como cooperante con un objetivo: ser parte activa del cambio. Fue en este país donde descubrió su vocación: aprovechar sus conocimientos y experiencia profesional en marketing estratégico y finanzas para aplicarlos al sector social con el fin de intentar maximizar el impacto social de los proyectos de cooperación y acción humanitaria. En 2009 fundó It Will Be, una organización que tiene como objetivo aportar eficiencia y profesionalidad al sector humanitario para maximizar la ayuda y los fondos haciéndolos llegar a muchas más personas. Con 6 proyectos en marcha actualmente, este novedoso sistema se utilizará próximamente en India, Senegal, Túnez y Sahara Occidental, entre otros lugares.

Arancha comparte como su trayectoria en banca la ayudó a emprender el camino hacia It Will be: “Durante los años que trabajé en el banco aprendí muchísimo de estrategia analítica y decidí aplicar estos conocimientos en el campo de las ONG’s para intentar maximizar el impacto social de los proyectos de cooperación y acción humanitaria”. Su organización sirve de paraguas para poner en contacto diferentes entidades que trabajan en proyectos similares para establecer sinergias y aboga por la transparencia en relación a los donantes: “Estamos desarrollando un sistema para poder establecer una especie de trazabilidad donde los donantes puedan acceder a una plataforma online y sepan en cada momento dónde está su dinero, en qué se ha invertido exactamente y como avanza el proyecto; la transparencia es clave para conseguir ayuda”.


Más información sobre la premiada
Entrevista de vídeo

José Miguel Bermúdez, Premio FPdGi Empresa 2018
“El viento es ilimitado, gratis, y no contamina. Hay que aprovecharlo al máximo”

El jurado reconoce la trayectoria empresarial y de investigación de José Miguel Bermúdez, liderando proyectos industriales de gran impacto social vinculados con sectores altamente competitivos y con fuertes barreras de entrada, así como las capacidades de ejemplaridad, diferenciación, impacto en la sociedad y de excelencia en su gestión empresarial. José Miguel Bermúdez es ingeniero aeronáutico, especializado en vehículos espaciales, por la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). En 2014, tras ver junto a su padre un reportaje en televisión sobre el efecto de la contaminación medioambiental del tráfico marítimo, decidió fundar bound4blue, con el objetivo de desarrollar un revolucionario sistema de propulsión para el transporte marítimo usando el viento como propulsión complementaria a través de un innovador sistema de vela rígida. La tecnología desarrollada permite que las velas rígidas generen parte del empuje necesario reduciendo el consumo de combustible y las emisiones de azufre. Ha trabajado también para el grupo tecnológico privado GMV Aerospace & Defence desarrollando software para la simulación de trayectorias de aeronaves y en zero2infinity (z2i), una start-up del sector espacial donde desempeñó tareas de desarrollo de negocio e ingeniería, además de ser cofundador de Marvelmat, para proveer de servicios al sector hotelero.

“Todo empezó un día mirando documentales en la tele con mi padre; nos preguntamos cómo podía ser que los fenicios, los vikingos o Colón utilizaran únicamente el viento para sus viajes, y en cambio nosotros necesitamos toneladas de combustible”. Así, en el sofá de su casa, es donde José Miguel empezó a ser consciente de la necesidad de un cambio en el sistema de transporte marítimo: “La gente sólo se preocupa por la contaminación de los coches y las fábricas en su día a día. El problema es que los barcos utilizan combustibles muy sucios que contienen azufre, muchísimo peor que el CO2, pero como está en medio del mar y no lo ve nadie, parece que no esté pasando” relata Bermúdez. “Nosotros sólo teníamos una idea en un papel, y tuvimos suerte de que unos inversores creyeron en nosotros, pero faltan muchas ayudas para proyectos industriales, que son los que al final generan más puestos de trabajo y aglutinan una serie de actividades económicas”.

Más información sobre el premiado
Entrevista de vídeo

¡Y el premio a la Entidad Internacional 2018!

Article 1, Premio FPdGi Entidad Internacional 2018
El jurado enfatiza su lucha a favor de la empleabilidad de los jóvenes independientemente de su origen social, económico o cultural; su impacto en un elevado número de jóvenes en riesgo de exclusión; el hecho de ser un referente de crecimiento gracias a la fusión de dos entidades diferentes; su trabajo integrando educación y empleo, y su implicación activa en los diferentes actores de la sociedad: empresas, profesionales, voluntarios, instituciones públicas y privadas y centros educativos. Fundada en París, Article 1 nace de la fusión de dos asociaciones que luchan contra la desigualdad de oportunidades, Frateli y Passeport Avenir, fundadas en 2004 y 2005, respectivamente, sobre la base de una misma observación: las desigualdades sociales y la discriminación se ceban en los jóvenes con menos ingresos. Guiadas por los valores comunes de justicia, igualdad, fraternidad y libertad, estas dos asociaciones han desarrollado a lo largo del tiempo programas que buscan crear vínculos y organizar reuniones entre estos jóvenes y voluntarios/mentores del mundo profesional deseosos de compartir su conocimiento y compromiso con ellos. Gracias a sus programas de tutoría y a la organización de talleres, cerca de 12 000 estudiantes de orígenes modestos han recibido ya el apoyo de Article 1. El objetivo último de esta entidad es crear una sociedad donde la orientación, el éxito en los estudios y la integración profesional no dependan de los orígenes sociales, económicos y culturales; una sociedad, en definitiva, en la que el éxito dependa de los vínculos sociales y el compromiso cívico.
Más Información sobre la entidad

Copyright © 2018 Fundación Princesa de Girona
C. Juli Garreta, 1, 1º E   17002 Girona   (Spain)
Tel. 34 972 410 410   Fax 34 972 410 400   info@fpdgi.org